lunes, 2 de abril de 2012

Es tan fácil...

Es tan fácil criticar a los bailarines: se les llama vagos, sin estudios y mil cosas más, pero nadie sabe el sacrificio que implica bailar, esguinzarse un tobillo, estar horas y horas para que salgan 4 pasos coordinados, detrás de un bailarín hay un adolescente perdido por cumplir un sueño, pierden novios, amigos, momentos familiares, salidas, días, semanas, meses incluso días de fiesta divirtiéndose, ensayos, shows y competiciones. Dejándose el alma en cada cosa por mejorar y superarse, pero la gente no se fija en eso, sólo ven que bailan en un escenario con luces y vestuario llamativo, por eso cuando veas un bailarín aplaudelo, aplaudelo hasta que tus manos estén rojas, aplaudelo porque para estar allí su sacrificio fue tres veces mayor a lo que tú piensas... Porque el ballet es mucho más que un tipo de baile, es un tipo de VIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario